en / fr / es / ca

La Sagrada Familia. El sueño de Gaudí

¿Sabías que sus inicios se remontan al año 1882?

El 19 de marzo de 1882 se colocaba la primera piedra de La Sagrada Familia. El día escogido era señalado pues coincidía con la celebración de la fiesta de San José y es que su mayor inspirador fue Josep Maria Bocabella, fundador de la Asociación de los Devotos de San José. Durante su primer año, las obras no estuvieron dirigidas por Gaudí sino por el arquitecto Francisco de Paula de Villar. Nuestro protagonista, Gaudí llegaría tan sólo un año más tarde. Y con él, efectivamente, llegó el cambio. Sí, Gaudí transformó -en los 43 años que estuvo liderando el proyecto- completamente la idea inicial. Pasó de una a dieciocho torres y de una a tres fachadas monumentales. ¿Qué cómo será una Basílica con 18 torres? Pues increíble, ¿no?

Una iglesia con 18 torres y tres fachadas monumentales

Cada fachada tendrá cuatro torres campanario. Y si te hemos contado que va a tener tres fachadas, los cálculos fácilmente nos traen 12. Acertaste si estabas pensando en una para cada discípulo. De momento, a fecha de hoy, ya hay ocho construidas, repartidas entre las fachadas del Nacimiento y de la Pasión. ¿Sabías que Antoni Gaudí solamente llegó a ver una finalizada en vida?

sagrada_familia_visita_arquiectura_gaudi_modernismo

La Basílica, diseñada por Antoni Gaudí recibió 4 millones y medio de visitantes en el año 2019. La estimación de visitantes para el 2020 es, según fuentes de la Sagrada Familia, del 15%, unos 680.000.

Para los próximos años se espera que se termine la torre sobre el ábside, la de la Virgen María, las de los cuatro evangelistas -San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan- y la de Jesús, la más alta con 172,5 metros de altura- Por cierto, como puedes imaginar esta torre será el edificio más alto de toda Barcelona y la iglesia con más altura del mundo.

Desde el año 2012 las obras las dirige el arquitecto Jordi Faulí, quien lleva trabajando en el proyecto desde 1990 y en 2009 se doctoró con una tesis sobre la continuidad y composición en las columnas y bóvedas del Templo de la Sagrada Familia. Si quieres escuchar la entrevista completa y el podcast de la sección Barcelonitis del programa de radio La Piecita del Fondo clica aquí

Entrevistamos al arquitecto Jordi Faulí, máximo responsable de la construcción de la Sagrada Familia desde 2012

¿Qué aspecto destacaría usted como único y genuino de la arquitectura de Antoni Gaudí?

Gaudí siempre buscaba una arquitectura de síntesis. Hay que destacar que las construcciones debían responder a la funcionalidad, al uso y a una estructura lógica. Es decir, que se trataba de un sistema constructivo eficaz donde el albañil podía sentirse plenamente realizado trabajando. Antoni Gaudí, como todo buen arquitecto, pensaba en las personas que harían uso del edificio: en cómo vivirían en él, en cómo se sentirían, es decir, que tenía en cuenta incluso en los sentimientos de los que utilizarían ese edificio. Siempre decía que lo original era volver al origen, en el sentido de entender cómo tenía que ser cada espacio de un edificio y su función. Y todo ello lo hacía desde la armonía de la creación. Por lo tanto su fuente de inspiración arquitectónica era la propia naturaleza. Pero no lo hacía desde la imitación sino desde la búsqueda de soluciones innovadoras.

¿Cuál es el mayor reto al que se enfrenta un arquitecto en la actualidad al frente de la construcción Sagrada Familia?

El principal reto es ser fiel al proyecto que dejó Gaudí que, de hecho, terminó una parte importante de la Sagrada Familia: ábside, cripta y fachada del Nacimiento y que nos dejó mucha información para continuar el proyecto en el futuro. Esta información resulta imprescindible para el conjunto del edificio y para su contenido religioso. Antoni Gaudí dejó partes importantes muy bien definidas con grandes maquetas, dibujos e instrucciones a sus colaboradores. Por lo tanto se trata de ser fiel al máximo a toda esta información, comprenderla y hacerla construible. Hay que proyectar aquello que Gaudí solamente esbozó siguiendo su método de trabajo. Hoy en día, además, contamos con novedosas técnicas constructivas y el uso de la tecnología.

Desde el año 1882 en que dan comienzo las obras del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, -1883 con Gaudí al frente- hasta el siglo XXI, ¿nos podría comentar con más detalle cómo ha cambiado la forma de construir?

Básicamente los materiales que utilizamos ya son los que Gaudí había propuesto y él mismo utilizó. En la fachada del Nacimiento encontramos hormigón armado con recubrimientos de color en vidrio veneciano. Para las seis torres centrales, actualmente en construcción, hacemos uso de la mecanización informática pero con acabados manuales. Seguimos empleando hormigón armado pero con las posibilidades de nuestro tiempo para aportar mayor resistencia. Construimos con la técnica de la piedra tesada, que consiste en la introducción de barras de acero inoxidable dentro de las piezas de piedra para que tengan mejor resistencia a la compresión. Así se permite que las torres aguanten mejor al viento o sismo. Se construyen con grandes paneles de piedra que montamos en el exterior.

¿La finalización de la torre de la Virgen María para el 2021 sigue en pie?

Estamos trabajando en ello y, si Dios quiere, a finales del año 2021 tendremos la Torre de la Virgen María finalizada.

¿Se puede aventurar a dar alguna fecha aproximada para la finalización de las obras?

En estos momentos es imposible dar una fecha. Estamos sin visitantes y sin donativos que son la fuente de financiación así que desgraciadamente no puedo dar ninguna fecha.